La videovigilancia

publicado en: Legal | 0

Cada día, en nuestra sociedad, está más extendido el uso de sistemas de videovigilancia para garantizar la seguridad de los bienes y las personas o incluso, con el fin de verificar el cumplimiento de las obligaciones del trabajador en su entorno laboral. Ambas finalidades son perfectamente legítimas, pero no por ello están exentas de cumplir una serie de obligaciones y ello puesto que el uso de medios técnicos de vigilancia repercute directamente sobre ciertos derechos de las personas, tales son la intimidad personal y la protección de datos.

En relación a ello, cuando el uso de la videovigilancia que permite la captación y/o grabación de información personal en forma de imágenes, afecta a personas identificadas o identificables, dicha información se convierte en un dato de carácter personal a efectos de la LOPD, y por lo tanto, le son de aplicación todos los principios de la normativa en esta materia y en los siguientes supuestos:

– Cuando exista grabación, captación, transmisión, conservación o almacenamiento de imágenes, incluida su reproducción o emisión en tiempo real o un tratamiento que resulte de los datos personales relacionados con aquéllas.

– Cuando tales actividades se refieran a datos de personas identificadas o identificables.

Para que se pueda utilizar un sistema de esta naturaleza no basta con que éste reúna los requisitos técnicos que lo permitan funcionar. Debe existir legitimación para ello, dicha legitimación existirá cuando:

– Se cuente con el consentimiento del titular de los datos personales.

– Se dé alguna de las circunstancias previstas por el artículo 6.2 LOPD u 11.2 LOPD que resulten de aplicación a este tipo de medios.

– Una norma con rango de Ley exima del consentimiento, como en los casos previstos por la Ley de Seguridad Privada o en el del artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores.

Por otra parte, existen casos en los que no procede aplicar la LOPD:

– No se aplica al tratamiento de imágenes en el ámbito personal y doméstico, entendiéndose por tal el realizado por una persona física en el marco de una actividad exclusivamente privada o familiar.

– Al tratamiento de imágenes por los medios de comunicación en el ejercicio legítimo de los derechos que les confiere el artículo 20 de la Constitución Española.

CÓMO DEBEN TRATARSE Y CAPTARSE LAS IMÁGENES: El uso de las instalaciones de cámaras y videocámaras debe seguir ciertas REGLAS que rigen todo el proceso desde su captación, almacenamiento, reproducción hasta su cancelación.

El responsable deberá tener en cuenta los siguientes principios:
Proporcionalidad: entre la finalidad perseguida y el modo en el que se traten los datos.
Información: debe informarse de forma clara sobre la captación y/o grabación de las imágenes.
Ausencia de otros medios: El uso de instalaciones de cámaras o videocámaras sólo es admisible cuando no exista un medio menos invasivo.
Limitarse a espacios privados: Las cámaras y videocámaras instaladas en espacios privados no podrán obtener imágenes de espacios públicos. Sólo podrían tomarse imágenes parciales y limitadas de vías públicas cuando resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación de aquéllas.
Respecto: el uso de sistemas de videovigilancia deberá ser respetuoso con los derechos de las personas y el resto del Ordenamiento jurídico.
Conservación y cancelación: Las imágenes se conservarán por el tiempo imprescindible para la satisfacción de la finalidad para la que se recabaron, el cual está establecido en un mes según la Instrucción 1/2006 de la AGPD.

OBLIGACIONES:

1ª.- Inscripción de ficheros: si existe grabación de las imágenes se genera un fichero cuya existencia deberá ser notificada por el responsable del mismo, previamente, a la AGPD. Si se tratan de ficheros de titularidad pública, además deberá procederse primero a su creación mediante disposición de carácter general publicada en el correspondiente diario oficial conforme a lo establecido en el artículo 20 LOPD para posteriormente proceder a su inscripción.

2ª.- Información: dada la peculiaridad del sistema se debe instalar un distintivo informativo, como mínimo, en los accesos a las zonas vigiladas sean exteriores o interiores, y con visibilidad suficiente. Además el responsable deberá disponer de un impreso con toda la información a la que se refiere el artículo 5 LOPD., esto es:
– La existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información.
– La posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
– La identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.

3ª.- Contrato de acceso de datos por cuenta de terceros: en relación a la empresa instaladora de los sistemas de seguridad que garantice el cumplimiento, por parte de ésta de todas las obligaciones en la materia.

4ª.- Medidas de seguridad: se deberán adoptar las medidas de índole técnica y organizativas necesarias que garanticen la seguridad de las imágenes y eviten su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado.

5ª.- Cancelación de oficio de las imágenes: según la Instrucción 1/2006 las imágenes deberán ser canceladas en el plazo de un mes, lo que implica el bloqueo de las mismas pues así lo establece la Ley Orgánica 15/1999 y el RDLOPD, conservándose únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales, para la atención de las posibles responsabilidades nacidas del tratamiento, durante el plazo de prescripción de éstas. Cumplido el citado plazo deberá procederse a la supresión. En aquellos casos en los que el responsable constatase la grabación de un delito o infracción administrativa que deba ser puesta en conocimiento de una autoridad, y la denunciase, deberá conservar las imágenes a disposición de la citada autoridad.

En esta materia además de la LOPD y su normativa de desarrollo hay que tener en cuenta lo previsto en la Instrucción 1/2006 de la AGPD así como la guía de videovigilancia diseñada por la agencia y accesible a través de su Web www.agpd.es

Dejar una opinión