Comunicaciones comerciales a través del correo electrónico: ojo con el envío de spam.

publicado en: Legal | 0

El uso del correo electrónico supone además de muchas ventajas respecto a su inmediatez un importante ahorro económico, para las empresas, en el envío de comunicaciones. Sin embargo su uso ha de ser hecho con responsabilidad. Seguro que, en alguna ocasión nos hemos planteado en nuestro negocio enviar comunicaciones comerciales a través del correo electrónico. Dicha práctica puede ser llevada a cabo, pero cumpliendo una serie de requisitos cuyo descuido puede costarnos caro. Como ejemplo, se denunció ante la Agencia Española de Protección de Datos a una fundación privada que envió, vía electrónica, una comunicación no solicitada a más de quinientas cuentas de correo electrónico y no ocultó la lista de destinatarios. La AEPD en R/02623/2010 consideró que la fundación había cometido dos infracciones:

La primera, el envío de una comunicación electrónica realizada sin consentimiento del destinatario/s y sin que se pudiera enmarcar en la existencia de una relación contractual previa entre la entidad denunciada y el destinatario/s. Que fue sancionada con el pago de una multa de 600 €.

Y, la segunda, la violación del deber de secreto, pues en la comunicación comercial constaban direcciones de correo que por sí solas tienen la consideración de dato personal y que al no ocultar la lista de destinatarios, fueron conocidos por éstos, quedando a su disposición y sustrayendo el control de sus titulares. Sancionada con el pago de una multa de 1.500 €.

Es decir, que para poder llevar a cabo el envío de comunicaciones comerciales a través del correo electrónico hay que tener en cuenta, en primer lugar, la legislación de protección de datos personales y su normativa de desarrollo, en lo que se refiere a la obtención de datos personales, información a los interesados y creación y mantenimiento de ficheros de datos personales y obtención del consentimiento para remisión de información comercial. Y, en segundo lugar, la Ley de la Sociedad de la Información y del comercio electrónico (LSSICE) que prohíbe el envío de comunicaciones comerciales no solicitadas realizadas a través de correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.

En conclusión la remisión de dichas comunicaciones comerciales habrá que cumplir los siguientes requisitos:

–         Si durante el proceso contratación o suscripción al servicio, el cliente (persona física o jurídica) facilita un email, que se pretenda utilizar para envíos comerciales (boletín electrónico), deberá ponerse en su conocimiento dicha intención, solicitando el consentimiento para la recepción de dichas comunicaciones.

–         El destinatario podrá revocar en cualquier momento el consentimiento prestado con la simple notificación de su voluntad al remitente. A tal efecto deberán facilitar al interesado un procedimiento sencillo y gratuito para revocar en cualquier momento el consentimiento prestado.

–         Se deberá facilitar información accesible por medios electrónicos sobre dichos procedimientos.

Dejar una opinión